Enrique Roig de San Martin – la patria y los trabajadores (1889)




El movimiento anarquista cubano se remontan a la década de 1860, cuando ideas de mutualistas de Proudhon (anarquismo, volumen 1, 12 selecciones & 18) fueron popularizados en Cuba por Martínez saturninas. Una variedad de mutualista se formaron asociaciones de ayuda mutua y los trabajadores. De éstas un movimiento sindical comenzó a desarrollar. En la década de 1880, anarquistas, influenciados por el Socialismo libertario de las secciones antiautoritarias de la primera internacional (véase el volumen 1, capítulo 6) y la Federación de trabajadores de la región española (volumen 1, selección 36) ha tomado un papel activo en el movimiento sindical cubano, gracias en gran medida a la labor del semanario anarquista, El Productor, editado por Enrique Roig de San Martin (1843-1889). Alianza de los proto-sindicalista cubano trabajadores, inspirado por internacional Alianza de la democracia Bakunin de socialista, considera sindicatos órganos revolucionarios de la clase trabajadora que trataría de abolir el capitalismo independiente de cualquier partido político. Los anarquistas también fueron involucrados en la lucha contra la discriminación racial, un problema significativo en Cuba como oficialmente se abolió la esclavitud en 1886. En los siguientes extractos de El Productor, traducido por Paul Sharkey, Roig de San Martin responde a un artículo en el documento "liberal", El Pais, llamando a los trabajadores para apoyar la causa de la independencia cubana.

La patria y los trabajadores

No es porque somos "apto para cardíacos", no porque seamos "cabeza caliente" ni "por razones de carácter personal, a pesar de ser los hijos de esta tierra", que nos aleja "defendiendo la dignidad y la grandeza de Cuba".

El país debe saber que en actuar como lo hacemos nos pedirá únicamente por los dictados de conciencia honesto.

Esta tierra en que ha caído a nuestra suerte nacer posee atractivos grandes, muy grandes para nosotros, pero al mismo tiempo hemos pagado ferviente homenaje... "su dignidad y grandeza". En nuestros corazones, conocimiento que la grandeza de un país reside en la grandeza de sus habitantes ha causado que enmendemos nuestra opinión sobre la defensa de nuestra propia "dignidad y grandeza".

La continua gruñir de un vientre vacío, desgarrador ver niños hambrientos y desnudos y el horrible espectro de un cónyuge débil y sin derramamiento de sangre: Esta es la imagen que se ha presentado a nuestros ojos cada vez que hemos intentado mejorar las circunstancias de nuestros camaradas.

En vano, apostar todo en las alas de los sueños quiméricos, hemos pedimos el arte de la política en que parte de su repertorio acecha la solución a los conflictos económicos que nos tyrannizes. En vano, la única respuesta que hemos tenido es el silencio.

¿Cuál es más, mucho más, algunos bamboozler ha dado un paso adelante para responder, con la timidez de quien sabe que él es pronunciar una mentira: "Te pruebo, política le ayudará bajar los precios de los bienes de consumo, que equivale a recibir un aumento de salario que debe dejarle mejor apagado que estás en el momento."

Pero esto es sólo tanto sofisma. No es el caso de que los precios más bajos para los bienes de consumo son equivalentes a un aumento en la remuneración, para este último siempre está ligado a la primera, subiendo y bajando como el costo de vida sube o baja.

En ese momento que tenemos en nuestra estadística concluyente de posesión y de estudios que no dejan lugar a dudas. El hecho es que apenas podría ser de otra manera, desde elevar el parto circunstancias folklóricas a cómodo equivaldría a las clases dominantes, cortando su propia garganta.

Inevitablemente, por lo tanto, estamos atrapados por toda la eternidad en un círculo vicioso, siempre y cuando se deja a la política a los caprichos de la fortuna y la manera en que operamos.

¿Pero, teniendo sentado este es el argumento, y concesión que estábamos lograr una caminata en pagar algún día, aunque ni siquiera indirectamente, a través de política, debe el todo y la quintaesencia de nuestras aspiraciones? Ciertamente no.

Siendo asalariados, depende de un salario, nuestra "dignidad y grandeza" deben estar a merced de quienes viven de nuestro sudor; y — al menos en la medida que entendemos el significado de la palabra — no se digna para que nuestros esfuerzos ser dirigido hacia el mantenimiento de un orden que nos mantiene en la degradación.

Es por ello que no queremos que ningún camión con política, por eso instamos a nuestros compañeros a mantenerse separado de ella tanto como son capaces de y para formar un partido esencialmente obrero, cometido única y exclusivamente a la defensa de sus propios intereses.

Pero, la patria! …Ah, la patria! "La dignidad y la grandeza" de la tierra que te dio a luz!
Pero ¿de qué hablamos cuando hablamos de la grandeza de la patria? Entendemos su independencia! Precisamente! Salvo que, como todo en la política es simplemente un abuso de las palabras.

¿Consiste la independencia de nuestra patria en su tener un gobierno propio, ella no es responsable ante cualquier otras naciones, etc., etc., a pesar de que sus hijos someterse a la esclavitud más degradante? ¿Puede existir la patria sin sus hijos? ¿O una patria digna, grande, feliz e independiente puede incluir a los niños que son esclavos?

No podemos aceptar esta interpretación.

Sostenemos que la patria se compone de sus hijos, y que no existe libertad para la patria si algunos de sus hijos siguen siendo esclavos; es de poca consecuencia si el maestro esclavo es un extranjero o un conciudadano; el resultado es el mismo. Esclavitud! Algunos pueden decir: ¿dónde está la esclavitud? ¿Que el estigma no ha sido borrado de nuestras frentes una vez por todas?

Seguro. Ya no encontrará entre nosotros un esclavo con una piel de marca, su carne continuamente desgarrado por las colas ponderadas de un látigo brutal esgrimida por supervisores de opacar-witted, los secuaces degradados de las ambiciones de los poderosos.
Pero eso no significa que la esclavitud ha finalizado; muy lejos de ello; es tan poderoso y tan vigoroso como siempre, salvo que ha cambiado su forma. ¿Es no lo que representa el "Reglamento y carta de la organización de servicio doméstico en esta isla"?

El artículo 16 de la mencionada dice Reglamento lo siguiente:

"Ningún siervo puede ausentarse de su residencia en cualquier diligencia personal, sin la correspondiente deje de su maestro, so pena de un peso un fino."

Y artículo 21 del Reglamento dice:

"Un siervo debe sin empleo a más de un mes, se considerará despedido de servicio; y, fallara a amueblar debida evidencia de que él es que navegaban otro oficio, o tiene otros medios de sustento, se considerará un vagabundo. "

No sea demasiado largo arrastre este artículo, vamos a abstenerse de ofrecer comentarios e instar a El Pais para hacerlo en nuestro lugar, ya que hasta ahora se ha dicho ni una sola palabra en este sentido, tal es su liberalidad! El resto del Reglamento es de la misma calaña.
Además de todo esto, entendemos perfectamente la razón detrás de la política en cuanto a ciertas clases de la sociedad. Por cualquier medio que piensan más fáciles, cada uno de ellos busca una manera de vivir de forma independiente; y así encontramos el capitalista metido en la política conservadora, así como aquellos con suficiente ingenio para chispa y brillo incursionar en la política liberal, tanto sentimiento como esclavos en un montaje que es inadecuado para sus aspiraciones.

Pero nos dejan, para cuando todo está dicho y hecho depende de ellos para activar situaciones en beneficio propio.

En cuanto a nosotros mismos, seremos los esclavos — como siempre — no importa qué sistema político se ponga en práctica.

No podemos los trabajadores tampoco deberíamos ser otra cosa que los socialistas, socialismo estos días es lo único que de pie a la regla burgués que nos ha esclavizado.
Hablándonos de patria y libertad es una pérdida de tiempo a menos que comienzan por garantizar nuestra independencia como individuos; no estamos a punto de redimir la patria mientras somos todos esclavos de izquierda.

La medida de la independencia de la patria puede medirse por la cantidad de independencia disfrutada por sus hijos, y, como ya hemos dicho, no puede ser Patria libre mientras sus hijos son esclavos.

Enrique Roig de San Martin

El Productor, (la Habana) 12 de mayo de 1889

No hay comentarios:

Publicar un comentario